fbpx

El storytelling del comercio tradicional

Muchos habréis oído hablar del famoso storytelling de las marcas, de la historia que hay tras ellas y el porque han conseguido ser tan grandes. Pero si tienes un pequeño comercio, un comercio tradicional, ¿cuál es tu storytelling?

El storytelling no es más que tu historia, en el caso de un pequeño comercio está muy ligada a su dueño o dueña.

El storytelling de un comercio tradicional está ligado a la historia de su dueño/a.

Dicen que no hay nada más fuerte que una buena historia, y es verdad, recordamos historias de la vida de personas que no conocemos de marcas, de países etc. Pero no solemos contar la nuestra. Y es un gran error!

Un pequeño comercio siempre tiene una buena historia detrás, aunque creamos que nuestra historia es muy normal que no tiene nada que contar la tiene y además será de las cosas que más le interesen a nuestros clientes actuales y futuros.

Piensa en un comercio tradicional

Haz un poco de memoria, piensa en esa tienda a la que ibas de pequeña, en los dueños, en como era el comercio y si aún existe en cómo es.

¿No te parece algo maravilloso que esa tienda siga abierta?

¿Cuando vas no recuerdas como te sentías de pequeña? A mi me pasa con algunas tiendas de mi pueblo, aún voy y recuerdo como era.

En el otro extremo, ¿recuerdas ese comercio que ya no está?

Ese que era de tus vecinos pero que tras jubilarse cerró. ¿Recuerdas esa tienda cuando pasas por el escaparate que ahora hay un banco? Es triste, ¿no?

Esas dos historias y lo que sientes por esos comercios es su storytelling.

Ese alma que hay cada tras negocio y que nos hace ser empáticos, recordarlos e incluso quererlos. Ese recuerdo en nuestra mente es lo más valioso que puede tener cualquier negocio con sus clientes. Ese recuerdo vende como ningún otro.

Hoy día tenemos los grandes debates entre comercio tradicional o centros comerciales, entre comercio online o comercio offline… En estos tiempos de grandes dudas, la historia de cada comercio tiene mas sentido que nunca.

Hasta aquí todos de acuerdo, pero…

¿De qué me sirve mi historia? ¿Cómo la cuento? ¿Y hasta qué punto me creo que esa historia hará que venda más?

Vayamos por partes…

¿Cómo vendemos la historia de un comercio tradiconal?

Ninguna historia es igual a otra así que es difícil tener una regla genérica para contarla.

Pero básicamente, si hablamos de un pequeño comercio, que tiene un sólo dueño y muchas veces ningún empleado más, la historia de ese comercio está ligada a tu propia historia.

Para ayudaros a describir vuestra historia os voy a dejar unas preguntas que os ayudarán a resumirla.

¿Por qué tienes el comercio?

¿Por qué lo abriste o continuaste con el negocio familiar? Cuenta que te llevo un día a decidir que querías tener un comercio.

¿Por qué elegiste esos productos?

¿Una librería? ¿Una tienda de alimentación? Vendas lo que vendas, tuviste que elegirlo, así que, cuenta el porqué. En esta pregunta puede haber 1000 motivos, pero centrate en uno o dos, los más importantes.

¿Te acuerdas cómo fue el primer día?

¿Y la primera semana? Cómo fue el abrir por primera vez, tu primer cliente, que producto fue el que vendiste por primera vez.

¿Acabas de abrir?

Cuenta que te ha llevado abrir un comercio en este momento de tu vida personal. Búsqueda de autoempleo, conocimiento del producto, jubilación de tus padres…

¿Heredaste un comercio?

Muchos cierran tras la jubilación, has decidido seguir, cuenta el porqué y cómo ha sido esa experiencia.

¿Nos cuentas tu historia?

Cuéntanos la historia de tu comercio tradicional en los comentarios y hagamos de este post un lugar en común para todas esas pequeñas historias que os hicieron tener vuestro propio comercio y abrir las puertas cada día.

Deja un comentario